Colombianos crean una linterna que se enciende con agua salada

El pequeño generador eléctrico tiene un puerto USB que permite conectar otros dispositivos para carga.

Foto: Wunderman Thompson.

Cuando llega la noche, la vida es más difícil para quienes viven en lugares a donde nunca ha llegado el servicio de energía eléctrica o el que llega es limitado, o interrumpido. Pero en una comunidad Wayuu, en el departamento de La Guajira, en el norte de Colombia, han empezado a experimentar una inusual iluminación con Waterlight, una linterna que se carga con agua salada.

“Hay poblaciones que tienen muchas necesidades, pero tienen agua salada en exceso”, le dijo a Forbes Juan Felipe Avendaño, project manager en E-Dina, una startup con sede en Bogotá, que se unió a la agencia global de publicidad Wunderman Thompson para desarrollar este proyecto. “Es una linterna que funciona para quien quiera seguir haciendo artesanías o sus tareas, pero también a quien quiera salir a pescar”.

Waterlight usa el proceso de electrólisis para generar 4,5 voltios, que pueden equivaler a 45 días de luz, dependiendo de su uso y cuenta con un puerto USB, que puede servir para cargar aparatos como una radio o un celular.

“Queríamos que tuviera en cuenta el contexto donde va a estar el producto, nos inspiramos en la cultura wayuu”, cuenta Diego Rodríguez, director de Wunderman Thompson Colombia, que un año atrás incubó el proyecto para hacer una consultoría de acompañamiento que le dio forma a la idea, que adoptó patrones y símbolos indígenas en la superficie de la lámpara. “El dispositivo está ensamblado en su totalidad en materiales reciclables”.

Cuando la luz necesite otra carga, se podrá volver a llenar con agua y como en el proceso se separa el sal del agua, el agua que quede se puede usar después para cocinar.

“Una ventaja frente a equipos que acumulan energía solar o eólica es que no hay que esperar a que cargue, porque la carga con el agua es inmediata”, añade Avendaño.

Ya que ha sido testeado, este pequeño generador eléctrico está siendo vendido a organizaciones no gubernamentales y a gobiernos, pero tienen previsto industrializarlo para que a finales de 2021 o a comienzos de 2022 se comience a distribuir masivamente en tiendas minoristas. Como funciona con base de agua salada, sus creadores creen que además puede servir a quienes se van a campar o para quienes quedan atrapados en medio de una catástrofe natural.

Source: forbes.co

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .