Pudo más el realismo que la emoción

portada1

El gobierno ajusta las metas petroleras, poniendo más realismo: terrorismo, conflicto social y trámites  ambientales, principales escollos.

En su programa de desarrollo, el gobierno del presidente Santos estableció sus metas con distintas proyecciones. Una de las más importantes fue la de producir 1,2 millones de barriles diarios de petróleo para el 2014. Su efecto no es solo fiscal, sino también político en el sentido de mostrar el gran esfuerzo para consolidar al sector.

Así quedó inicialmente establecido en uno de los planes oficiales que, se supone, tiene mayor seriedad: “El marco fiscal de mediano plazo” en el que el Ministerio de Hacienda y Crédito Público establece las reglas y las condiciones fiscales que guiarán la acción pública para los siguientes años.

“A veces nos imponemos metas que son deseables, pero no realistas”, sostuvo recientemente el Ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta, cuando la realidad comprobó que en este, como en otras áreas, no se ajustaba a las previsiones.

El marco fiscal de mediano plazo fue revisado y se redujo la proyección de producción a 981.000 barriles de producción promedio día para este 2014 y una recuperación a 1.028.000 en 2015 y 1.094.000 en el 2016.

La reacción no se hizo esperar. El precio de la acción de las petroleras, en particular el título de Ecopetrol, cayó en forma sustancial a un valor que no se veía desde hace varios meses.

“La incorporación de nuevas reservas anunciadas por el presidente de Ecopetrol en 2008, como alcanzar una producción anual de un millón de barriles equivalentes por día, son metas aún lejos de ser alcanzadas. El incumplimiento del aumento anual de reservas por la insuficiencia de éxitos exploratorios es el que ha llevado al desplome de la acción y Ecopetrol no ha hecho el esfuerzo de inversiones que se requiere para alcanzar las metas señaladas”, sostiene el analista Francisco Barnier, en un artículo en el diario financiero Portafolio.

El optimismo exagerado no solo se da en el tema de producción. En el 2013 ocurrió con la meta de pozos exploratorios: de un propósito de 135, solo se alcanzó a cumplir con 115. Para este año, hubo una moderación en las perspectivas al establecerse una meta de 130 pozos exploratorios y todo indica que se va por buen camino.

¿Se hicieron mal los cálculos? El consenso es que las metas del Plan de Desarrollo fueron muy altas con relación a la realidad, pues colocar 1.200.000 barriles para el 2014 fue solo una ilusión.

Hay un elemento que parece no hablar bien de los datos: hay una relación directa entre exploración y producción. Por ejemplo, la creencia de producir 1.200.000 barriles diarios, tiene como contrapartida unas metas en materia de exploración y de perforación de pozos que vayan en concordancia con esa proyección.

Ahora, la intención del Gobierno parece involucrar nuevos elementos de desconfianza, así sea necesaria. Se ha ampliado la frontera exploratoria del país hacia los yacimientos no convencionales y se apuesta por la exploración ‘offshore’. Esto también puede poner en duda los resultados porque el riesgo en la materia es muy alto.

Según la misma Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), en no convencionales no hay exploración y en offshore solo se han perforado tres pozos en los últimos diez años, cuyos resultados no son los esperados.

“Por eso estamos apostando por Chocó y el resto del Pacífico, donde no ha existido perforación. Cuando decimos que con 30 bloques estamos tranquilos, es porque estamos yendo a fronteras, que son bloques más difíciles de colocar, porque no hay actividad de perforación”, es la opinión de la Agencia.

Más allá de lo técnico

El diagnóstico parece completo. Tanto el Gobierno como la industria tienen identificados tres factores que están incidiendo en la situación, todos ellos al unísono, así no publicitados: el orden público y ataque permanente a la infraestructura petrolera, los conflictos sociales en las zonas productoras por reclamos de las comunidades y la demora para el trámite y expedición de las licencias ambientales.

Los datos están ahí. En el caso del terrorismo, se han realizado en este año más de 40 atentados a la infraestructura petrolera. Cuatro de ellos obligaron a cerrar por dos meses el oleoducto Caño Limón Coveñas, con millonarias pérdidas. El problema sería mucho mayor si las autoridades no hubieran evitado 74 atentados.

“En materia de los conflictos sociales, la situación es muy compleja y no se ve una propuesta clara de mitigación de los mismos. Y es complejo porque, tal como lo ha explicado el Ministro de Minas con la firma de la paz se aumentarán los conflictos por la presencia política de los exguerrilleros en las regiones petroleras”, es la advertencia contundente e irónica del presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, Alejandro Martínez.

La ironía confunde, pero se explica con facilidad: muchos años buscando la paz para evitar que siga el terrorismo contra los bienes públicos y que el país pueda explorar, producir y transportar su petróleo y cuando se logre, la industria no tiene nada asegurado: el conflicto social aparece como un gran factor de perturbación que impide cumplir las metas.

El Gobierno también es consciente de los problemas burocráticos que demoran las licencias ambientales y se han tomado medidas. De hecho, ya se disminuyó en 2 meses, de 16 a 14 meses tardan las licencias en ser otorgadas.

Para el gremio, la situación ya se ha materializado en una serie de indicadores paralelos que merece tener en cuenta.

  • La mayor parte de los 30.000 kms de sísmica fueron en el mar. De hecho, hubo una reducción de más del 60 por ciento en la sísmica en tierra firme. Las empresas no están pudiendo ejecutar sus programas.
  • La producción debía llegar a 1.060.000 bpd. De hecho, el Plan Nacional de Desarrollo previó que en 2014 debíamos estar en 1.200.000 bpd.
  • La inversión extranjera directa bajó en 8,3 por ciento a abril de 2014 frente a la cifra del 2013 y más del 10 por ciento frente a 2012. En petróleo y minería la reducción fue de 5,3 por ciento en el último período al pasar de USD 4.004 millones a 3.788 millones.
  • Hubo un 10 por ciento menos de taladros contratados en 2013, frente a 2012.

Los problemas enunciados tienen manejo y los indicadores agregados resultan satisfactorios en términos de producción, sísmica y exploración, pero que podrían ser mejores no cabe duda.

A mediados del año pasado se hizo una encuesta entre los presidentes de las empresas petroleras presentes en el país. La mayoría manifestó que mantiene el interés por invertir en el país, pero también la mayoría dijo no poderlo hacer en forma óptima en los dos últimos años por las tres causas enunciadas.

“Son problemas o retos que son gestionables y amortiguados. Confiamos en que estamos a tiempo para tomar los correctivos porque el país sigue siendo considerado como altamente competitivo. El país mantiene el interés de los inversionistas petroleros, pero esto no es sostenible indefinidamente si no se mitigan los obstáculos que están impidiendo operar”, es la opinión de Martínez.

Evidentemente, las cifras petroleras colombianas no son de tamaño mundial, pues no son comparables con las de Venezuela, Arabia o Estados Unidos, pero son importantes para el país. Por ejemplo, el país tiene para ofertar 95 bloques, mientras en el mundo salen al mismo proceso unos 3.000.

Grandes o pequeños, los datos petroleros son muy importantes para la economía colombiana, en términos de exportaciones (más del 50 por tiempo del total), de inversión extranjera (cifra similar), responde por la tercera parte de los recaudos y ya es el 6,5 por ciento del PIB igual que el sector agropecuario. Por eso, una revisión de las metas tiene un impacto que no se puede desconocer.

Fuente: revistapetroleoygas.co

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.